1/5/09

From the Land of the Wolf

(Tiene un par de spoliers y de cosillas, leed si habeis visto la peli, o no os interesa la saga o estais aburridos)

Ayer se estreno la última película basada en las aventuras de la Patruya X, una de las primeras creaciones del guionista/dibujante Stan Lee, y una de las primeras series en llevarse al cine, con la exitosa X Men (2000), de Bryan Singer. Una película que supuso el comienzo en el boom en la creación de películas de superheroes como churros, con Spiderman, Batman, Hulk, Daredevil, Electra, Fantastic 4, Punisher, Man Thing, Superman y un corto etc. También fue el pistoletazo de salida para las carreras de su elenco protagonista, especialmente Halle Berry y Hugh Jackman. Siendo este último practicamente catapultado al éxito con el personaje salvaje y elocuente de Lobezno.

Y es a día de hoy cuando (tras unas flojas secuelas, para mi gusto, de manos de Singer y Brett Ratner)vuelve la cuarta entrega de esta saga; medio spin-off, medio precuela. Una película centrada en explorar los orígenes de Logan como mutante, sus peripecias y primeros encuentros.

El producto con que nos encontramos tras varios meses de bombardeo mediático, una workprint de tiempo completo filtrado y varias entrevistas de los protagonistas, no es sino más de lo mismo. Hostias, explosiones, dos gotitas de romanticismo, malos muy malos y buenos que son engañados por eso mismo de ser tan buenos. El argumento es simple, James Logan es un mercenario norteamericano que sirve al mejor postor junto con su hermano, el futuro Dientes de Sable. Ambos poseen una fuerza sobrehumana, garras de hueso y una capaciad regeneratoria que les hace practicamente inmortales. Cuando empiezan a pensar de manera diferente, se separan con recelo. Uno de ellos sigue matando por dinero, y el otro trabaja como leñador, con novia y cabaña en las montañas (podeis imaginar cual es cual). La figura del científico militar William Striker, les unirá con fines maquiavélicos.

Pese a no haber sido una decepción en toda regla, existen un par de detalles a mencionar, los fallos para con la coherencia interna de toda la saga están a la orden del día.

Para empezar, vemos a un Lobezno bastante más madurito, musculoso y arrogante que el de las anteriores, donde todas estas características iban desarrollándose poco a poco desde la primera entrega (el apartado físico podía haberse mejorado con ordenador o cualquier cosa). Las famosísimas garras, que todos creíamos era un implante, resulta que son parte de su mutación (!), la parte metálica es algo así como un añadido a este apéndice. Su perdida de memoria resulta un tanto brusca, además de romper con la estructura de X2, donde oíamos decir a un científico "borrémosle la memoria", no señores, ningún científico borra nada. Lo hacen a la vieja usanza.

El personaje de Striker tiene algunas lagunas con respecto al que vimos en X2, aunque es el personaje con la trayectoria más creible, a pesar del cambio en el actor. En cambio, Dientes de Sable, parece una coña entre los guionistas. Se supone que conocíamos al personaje de la primera X Men, aunque era más peludo, más grande, menos inteligente, visiblemente más bruto y secundón. Con un par de frases entre gruñido y gruñido. Lo gracioso es que se supone es el mismo personaje que vemos en Origins, mucho más inquietante, inteligente y calculador. Que para colmo es el hermano de Lobezno, con su misma capacidad regeneratoria. En X Men parece ni reconocerlo ni recordarlo, aparte de haber perdido sus uñas extensibles y su capacidad regeneratoria. 

A ellos incluimos una microversión de Gámbito y Deadpool (y otros SEIS mutantes más), con diez minutejos cada uno metidos con calzador. Y es que uno de los fallos más graves es introducir a una cantidad abrumadora de mutantes, sin poder desarrollar ninguno, como ya pasaba en X3. Algunos de ellos son el hijo de Striker o (redoble de tambor) cíclope, la risa que me entró.

En definitiva, un producto entretenido y olvidable, como tanto cine de acción. Con un par de ratos entretenidos. Lo curioso es que estoy hablando de él, en vez de las joyitas ocultas que podemos encontrar por aghí cda viernes. Es más divertido supongo.

2 comentarios:

carlos dijo...

Cine comercial en toda regla. Una peli más que se suma a la imnumerable cola de películas de este género. Bueno será taquillera pero caerá en el olvido.

delars dijo...

Yo me quedé en las dos primeras. Supongo que como todo, nunca segundas partes (y siguientes fueron buenas) salvo en El Padrino.